Ultima actualización: 30 octubre 2015

La mujer sadista de Enrique Jardiel Poncela (1926)


El sadomasoquismo asoma en clave humorística en un breve sketch de Enrique Jardiel Poncela titulado Una mujer que es sadista o el inglés y su conquista. Lo encontramos publicado en el número 217 de la revista Buen Humor (24 de enero de 1926). Años más tarde reapareció en la revista Ondas (núm. 370 de 6 de agosto de 1932) como “argumento de un sketch para micrófono”. Finalmente, fue incorporado al Libro del convaleciente (1939) del mismo Jardiel Poncela.

enrique jardiel poncela una mujer que es sadista 1926


La mujer sadista es Java Blandouska, gran actriz rusa, la cual lleva siempre consigo un látigo y un inglés que es masoquista. Como buena mujer fatal que es la Blandouska, todos los hombres caen rendidos a sus pies y se pelean por ella y por sus latigazos. La broma acaba con el siguiente diálogo: “¿de manera –dice el conde- que ahora llaman sadistas a las mujeres que pegan a los que aman? Sí –responde Feodoro- Pues me voy a casa porque ya se hace tarde y resulta que mi mujer también es sadista”.


WhipMaster


Ultima actualización: 27 octubre 2015

La locura erótica, de E. Taimrens Drangs (1908)

Tras los comentarios que hemos dedicado a los libros de Antonio San de Velilla, Ángel Martín de Lucenay, Arturo Sallarés o Léo Taxil, cada uno de ellos estudiando o divulgando aspectos del sadomasoquismo y reflejando conjuntamente el interés que el tema despertó a lo largo de las primeras décadas del siglo XX, vamos a centrarnos ahora en otro autor destacado de aquella época.

Nos referimos a un tal E. Taimrens Drangs, muy posiblemente un seudónimo.


A principios del siglo XX, Taimrens Drangs era el responsable de una colección de libros de divulgación sobre temas sexuales denominada “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”. Como esta misma denominación da a entender, los libros de esta colección se ocupaban de aquellos aspectos de la sexualidad que más morbos despiertan.

La locura erótica, Los secretos de la voluptuosidad, La prostitución en España, Fisiología del vicio, Amor contra natura, El placer solitario, La prostitución religiosa (el misticismo erótico) o Satanismo son algunos de los títulos de esta colección.

la locura erotica de Taimrens Drangs 1908

Fijaremos nuestra atención en el volumen 11 de la “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”: La locura erótica.

Referencia del libro:
E. TAIMRENS DRANGS: La locura erótica. Barcelona: Pedro Toll, 1908 [Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales, 11].

En la portada encontramos la imagen de una mujer encadenada a una roca, evocando a Andrómeda.

El texto empieza definiendo lo que es la pasión para describir, a continuación, apoyándose en abundantes citas, las pasiones amorosas: desde las más comunes, como los celos o el “amor contrariado” hasta la satiriasis o la ninfomanía, para culminar refiriéndose a los “crímenes de la lujuria” entre los cuales se incluyen el sadismo, la pederastia y otros “extravíos de la lujuria” tales como la flagelación erótica.

Refiriéndose al sadismo, denominación que apenas utiliza, Taimrens Drangs se recrea narrando los vesánicos crímenes de Gilles de Rais y remite a otro volumen de la misma “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”, dedicado a Los secretos de la voluptuosidad. Todavía no hemos podido consultarlo pero al parecer en él también se habla de sadismo y masoquismo. Queda anotado.

Amor contra natura de Taimrens Drangs


En cuanto a la flagelación erótica, Taimrens Drangs se basa en Krafft-Ebing y transcribe un testimonio recogido por este: “la flagelación está tan extendida que cada prostituta está provista de los útiles necesarios para ello. Un gran número de hombres se someten a las torturas más refinadas con las prostitutas adiestradas. La comedia que ejecutan siempre es la misma: el hombre se prosterna humildemente y enseguida comienzan los puntapiés, órdenes imperiosas, injurias aprendidas de memoria, golpes sobre diversas partes del cuerpo y toda clase de tormentos, pinchazos de alfiler, etc. La escena termina a veces con el coito. A veces el hombre perverso exige que la mujer le ate el pene para causarle dolor, que le pinche con un cortaplumas o que le golpee con varitas” (p. 94-95).

Esta observación de Taimrens Drangs concuerda con lo que también observaron Léo Taxil y Antonio San de Velilla. Precisamente, San de Velilla adopta el mismo título La locura erótica para uno de los volúmenes de la “Biblioteca de educación sexual”.


Por último, quiero expresar mi agradecimiento al infatigable Galderich por haberme llamado la atención sobre este libro. 

WhipMaster

Ultima actualización: 25 octubre 2015

Antonio San de Velilla

¿Quién fue Antonio San de Velilla, el autor de La flagelación erótica?

Sabemos muy poco de él y sólo a partir de sus obras publicadas. Ninguna imagen, que conozcamos. Es muy probable que se trate de un seudónimo. Quizás de alguien relacionado con el pueblo de Velilla de San Antonio, que se encuentra en los alrededores de Madrid. Sin embargo, su actividad parece centrada en Barcelona. La gran mayoría de sus obras fue publicada por editoriales barcelonesas a lo largo de las primeras décadas del siglo XX.

Antonio San de Velilla se presenta como médico, una cobertura idónea para sus obras de divulgación paracientífica, especialmente las relacionadas con la sexualidad.

En 1927-29 aparece como director de un Almanaque médico. También es autor de un libro sobre El método curativo del Dr. Asuero, el famoso médico donostiarra capaz de conseguir curaciones milagrosas, que hacia aquellos mismos años se encontraba en el apogeo de su fama.

san de velilla sodoma y lesbos modernas hosexualidad homofobia

Sin embargo, el doctor San de Velilla sobresale por ser el autor de La flagelación erótica y Sodoma y lesbos modernas, en las que aborda temas como el sadomasoquismo y la homosexualidad, y muy especialmente por ser el director de la Biblioteca de educación sexual, una colección de libros publicada en tiempos de la Segunda República que competía con la famosa colección Temas sexuales de Ángel Martín de Lucenay de la que ya hemos hablado en este mismo blog.

Forman parte de la Biblioteca de educación sexual de A. San de Velilla títulos como Invertidos sexuales (pederastas y lesbianas); Extravíos secretos (onanismo en los dos sexos); Placeres perversos (prácticas viciosas para satisfacer la lujuria); El amor sin peligros (Modos de evitar y curar las enfermedades venéreas); Higiene de los placeres; El matrimonio infecundo; El amor fecundo; La noche de bodas; Calipedia. Arte de procrear hijos hermosos y sanos; El matrimonio teórico y práctico; Secretos y placeres de la vida sexual; El consejero del matrimonio; La potencia sexual (como se aumenta y como se pierde); Pasiones infames (flageladores y flagelados) o La locura erótica (Sadistas y masoquistas).

san de velilla biblioteca de divulgacion sexual pederastas y lesbianas

Aunque a través de su Biblioteca… San de Velilla toca temas infrecuentes en la bibliografía española de la época y atrevidos para la moral de entonces, hay que relativizar su aportación a un conocimiento de la sexualidad libre de tabúes y prejuicios que fue posible con la Segunda República. La supuesta intención divulgadora de sus obras es en realidad una argucia para colar en ellas contenidos pornográficos o que podían despertar el morbo del público. Tal como vimos en La flagelación erótica, los textos y las ilustraciones entresacadas de literatura de ficción tienen mucho más peso que la información científica propiamente dicha.

Así pues, San de Velilla aparece como un divulgador mucho menos científico que Ángel Martín de Lucenay, su más directo competidor. Además sus tomas de posición son manifiestamente conservadoras, cuando no reaccionarias. Varios autores han puesto de manifiesto la radical homofobia de su libro Sodoma y lesbos modernas.

Sin apartarse del erotismo, San de Velilla aparece como traductor de una obra dedicada al arte erótico hallado en Pompeya y Herculano (El museo secreto, de Louis Barré, 1915).

san de velilla reglas para ser poeta

En otros ámbitos aparece como director de un diccionario general de la lengua castellana (1906), de un manual para ser poeta y de una novela corta titulada La Generala (publicada dentro de la Colección Mundial).

A notar, por último, que el escritor Guillermo Cabrera Infante le dedicó un capítulo de su libro “O” (1975) en el que le calificaba de “inocente pornógrafo”, situándolo a un nivel parecido al de Corín Tellado, la famosa autora de novela rosa.

WhipMaster

Ultima actualización: 19 octubre 2015

La flagelación erótica, de Antonio San de Velilla (1932)

Seguimos recuperando bibliografía sobre sadomasoquismo publicada en España a lo largo de las primeras décadas del siglo XX, antes de la imposición de la censura franquista.

En esta entrada hablaremos de un libro que ya mencionamos en varios posts a lo largo del año 2013 y al que dedicamos un artículo en la revista digital Cuadernos de BDSM. Nos referimos a La flagelación erótica, de Antonio San de Velilla.

san de velilla la flagelacion erotica, 1932

En este blog lo hemos mencionado, básicamente, para comentar sus ilustraciones, las cuales, salvo las realizadas expresamente por un dibujante que firma con el seudónimo Zurriago, fueron sacadas de literatura flagelatoria francesa, constituyendo una muestra bastante representativa de algunos artistas interesados por el tema, tales como Léon Pierre, Georges Topfer (seudónimo de Gaston Smit), Jim Black o Gaston Noury.

La flagelación erótica de Antonio San de Velilla es, al parecer, uno de los libros sobre sadomasoquismo que mayor difusión tuvo en España en aquel momento años treinta. Creo que esto se debe, principalmente, a su planteamiento tramposo: se trata de un compendio de relatos e imágenes sacadas de libros de ficción, aunque lo disimula aparentando ser un manual de divulgación científica.

Así, la pretendida “educación sexual” no es más que una coartada para encubrir literatura erótica, a base de fragmentos entresacados de obras famosas, tal como se dice en el subtítulo.

Referencia del libro:
Antonio SAN DE VELILLA: La flagelación erótica en las escuelas, en los conventos y casas de corrección; en las cárceles y en los presidios; en la alcoba conyugal, en las mancebías, etc. Estudio de psicopatía sexual, basado en los más modernos trabajos científicos sobre el masoquismo y el sadismo, avalorado con la exposición y análisis de gran número de casos observados en la clínica o entresacados de obras famosas en las que se analizan las causas de la relación frecuente entre el amor y el dolor. Edición ilustrada. Barcelona: Carlos Ameller, 1932. 247 páginas.

san de velilla la flagelacion erotica, 1932 dibujo de zurriago

Resumen de su contenido:
En el "prologuillo" el autor lo presenta como un "libro de vulgarización científica" definiendo el objeto de estudio como una psicopatía sexual, una "perversión del instinto genital", una neurosis, un "mal muy extendido", etc. Curiosamente, como prueba de la extensión de semejante "mal", aduce la gran cantidad de libros dedicados al tema. Según esta misma lógica inconsistente, su libro también estaría contribuyendo a la expansión del “mal”.

El contenido de La flagelación erótica de A. San de Velilla se subdivide en cuatro partes, que suponen un gradual acercamiento al tema. En la primera parte, amor y dolor, el autor plantea algunas cuestiones clave sobre la extraña relación entre placer y dolor.

Tras estas consideraciones teóricas iniciales San de Velilla empieza con lo que es constante a lo largo de todo el libro: la descripción pormenorizada de casos a modo de ejemplos ilustrativos de lo que pretende explicar.


Así, para abordar la segunda parte, en la que trata de masoquismo y sadismo, nos habla de la infancia de Rousseau, de Sacher-Masoch, de Sócrates, de Baudelaire, del marqués de Sade y hasta de los vampiros y del canibalismo sexual de los arácnidos. Lo cierto es que el resultado es una exposición bastante deslavazada en la que tiene más peso la mera descripción acumulativa de casos que el análisis de los mismos o la argumentación a partir de ellos.

La tercera parte de La flagelación erótica se titula “Flageladores y flagelados”. Conjuga algunas pinceladas teóricas que remiten, principalmente, a autores como Havelock Ellis y Jaf y Saldo (seudónimo de Jean Fauconney, autor de Flagellantes et flagellées) con la narración pormenorizada de casos muy diversos: “Referiremos algunos casos, con lo que nos proponemos probar…que la flagelación se practica en todos los países” (pàg.115).


Así pues, de la mano de A. San de Velilla viajamos por Francia, Rusia, Alemania, Inglaterra o India, sin hacer parada en España. Las “noticias confidenciales” de un prostíbulo del West-End de Londres servido por menores dan idea de la propensión del autor a resaltar lo morboso y hasta lo escabroso del tema.

san de velilla la flagelacion erotica, 1932 dibujo de jim black

La cuarta y última parte del libro, la flagelación en la literatura, es la más extensa de todas y se plantea como una antología de textos cuyos títulos son suficientemente elocuentes: “el látigo en la escuela”, “las colegialas viciosas”, “la crueldad del hermano Eusebio”, “el primito hermoso”, “la flagelación en los colegios de jesuitas”, etc. También se copian extensos fragmentos (con sus correspondientes ilustraciones) de libros como Esclaves modernes, de Jean de Virgans (1931) y de una novela de le célebre colección francesa orties blanches: Mrs. Goodwhip et son esclave, de Bob Slavy (1932).

Como decía antes, La flagelación erótica de Antonio San de Velilla es mayoritariamente una antología de casos y relatos que oscilan entre lo morboso, lo escabroso, lo erótico y hasta lo pornográfico, apenas disimulada por la mención de unas cuantas autoridades y algunas pinceladas de teoría.

Es, en este sentido, un excelente ejemplo de un tipo de libro característico de aquellos años, que ha sido estudiado por Raquel Álvarez Peláez. Son libros que en apariencia pretenden divulgar conocimientos científicos sobre sexualidad pero que en realidad se recrean en unos contenidos de ficción abiertamente eróticos o incluso pornográficos.

Recuerda, salvando todas las distancias, lo que fueron muchas películas de “destape” de los años de la transición. Aparentemente abordaban tremendos dramas sociales con abundantes dosis de moralina. En realidad, la gente iba a verlas porque salían culos y tetas.

La abundante ilustración de La flagelación erótica lo confirma inequívocamente. Sacada, en gran parte, de publicaciones extranjeras (salvo los dibujos de Zurriago), es rica en representaciones de juegos de alcoba y en contenido erótico. De todo menos científica.
WhipMaster


Ultima actualización: 16 octubre 2015

El masoquismo, de Arturo Sallarés (hacia 1936)

Seguimos comentando libros de temática sadomasoquista publicados antes de la Guerra Civil española, con ánimo de darlos a conocer y de algún modo paliar su ausencia de las bibliotecas públicas. ¿Por qué es tan difícil encontrar estos libros en la bibliotecas públicas?

En esta entrada nos centraremos en El masoquismo, de Arturo Sallarés, un autor del que apenas sabemos nada.

La referencia:
Arturo SALLARÉS: El masoquismo. Historia del masoquismo en las costumbres de los pueblos, en la vida particular y en los burdeles. Barcelona, hacia 1936. 34 páginas. [colección Cultura sexual, 4]

el masoquismo de arturo sallares 1936 coleccion cultura sexual

Este librito forma parte de una colección de divulgación sobre temas sexuales denominada Cultura sexual, en la que también tuvo cabida un volumen dedicado al sadismo, firmado por Rosendo Fernández. 

El planteamiento de Sallarés resulta francamente interesante en la medida que evita la condena rotunda del masoquismo. Así, en la introducción afirma que “todos en el fondo somos masoquistas, como también llevamos algo de sadismo”. Se refiere de este modo a la entrega apasionada a la persona amada, separando claramente esta forma de masoquismo de las “perversiones sexuales” propiamente dichas.

Sallarés trata sucesivamente del masoquismo como placer erótico y sensual, del masoquismo en las costumbres de los pueblos, del masoquismo en la vida particular y del masoquismo en los burdeles. Para explicar lo que es el masoquismo se apoya, principalmente, en autores y libros de medicina legal sin dejar de mencionar, como es casi obligado, a Sacher-Masoch y a Kraft Ebing. Constata además que el masoquismo no tiene mucha literatura científica en español (p. 11) y cuando se refiere a su incidencia en la narrativa menciona a Palacio Valdés junto a Zola, Daudet, Balzac o Schiller.

Al tratar del masoquismo en las costumbres de los pueblos constata su arraigo en muchas culturas alejadas de la occidental y observa como en ellas es algo casi natural. Un punto de vista que también contribuye a relativizar cierta percepción negativa del masoquismo. “En los pueblos asiáticos y africanos el masoquismo entra en las costumbres no como un vicio de perversión sexual, ni siquiera como una enfermedad, sino más bien como rito, medio sensual, medio religioso” (p. 22).

El capítulo dedicado al masoquismo en la vida particular se centra principalmente en la vida de Rousseau y deriva hacia el masoquismo de los reyes de Francia, Luis XIV y Luis XV. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta el momento republicano en que esta obra se publicó. Sobre Luis XV, Sallarés escribe que “este rey no solamente disfrutaba en ser el esclavo de sus concubinas si no en que estas le zurrasen de lo lindo… era un verdadero monigote en manos de las mujeres, que jugaban con él, dominado sensualmente, a gusto y a placer” (p. 29-30).

El último capítulo, bastante breve, se refiere al masoquismo en los burdeles y los harenes, tema que desarrolla de forma bastante genérica, comentando determinadas prácticas pero sin referirse expresamente al contexto español.

El librito de Sallarés se cierra, como se abría, insistiendo en la diferenciación entre un masoquismo “perverso” y el que se desarrolla en el ámbito privado, el cual –dice el autor- “tiene un carácter más delicado y casi siempre va revestido de amor platónico, de una pasión volcánica, de una adoración a la persona amada, que hace desear todos los sufrimientos que de ella vengan” (p. 34).

Esta distinción entre un masoquismo entendido como perversión y otro tipo de masoquismo, más delicado y revestido de amor platónico, unida a una visión no rotundamente condenatoria, supone un avance muy importante hacia la diferenciación entre sadomasoquismo patológico y sadomasoquismo consensuado, diferenciación sobre la que décadas después se fundamenta el concepto de BDSM.

Valorado en su conjunto, vemos que El masoquismo de Arturo Sallarés ofrece una visión bastante normalizada del SM, resultando ser la una de las expresiones más maduras de la cultura del sadomasoquismo que llegó a consolidarse en la España de antes de la Guerra. Luego, el franquismo la destrozó.
WhipMaster

Ultima actualización: 12 octubre 2015

Trayectoria de Joan Sanxo Farrerons. Pornografía, nudismo y anarquismo en los años treinta

Apenas tenemos referencias personales sobre Joan Sanxo Farrerons: alguna mención a sus hermanas y otras alusiones a su sordera. Casi toda la información que aporto la he obtenido buscando en las hemerotecas digitales.

A lo largo de las dos primeras décadas del siglo XX Joan Sanxo Farrerons aparece vinculado al catalanismo y especialmente activo en el ámbito sardanista, a veces junto a sus hermanas Rosa y Margarita. Se sabe, por ejemplo, que fue uno de los  principales impulsores del primer Aplec de la Sardana que se celebró en Vallvidrera (Barcelona) en el año 1907, para el cual escribió un poema que fue musicado por el maestro Eusebi Guiteras.  

caricatura de joan sanxo farrerons publicada en destino 1963
Caricatura de Joan Sanxo Farrerons 
reproducida en un número de la revista Destino del año 1963. 
Desconozco de donde fue sacada

En esta misma época también se dedicó a la promoción del teatro en catalán. En 1912 consta su participación en la fundación de la importante revista Teatre català. Es conocida, asimismo, su actividad como traductor de obras teatrales al catalán (Shakespeare, Alphonse Daudet).


J. Sanxo, pornógrafo

A lo largo de los años 20 y 30 del siglo XX se estableció como editor, con imprenta propia. Al principio fue la “Imprenta de arte Sanxo y Cia.” pero enseguida se consolidó como editorial J. Sanxo y su imprenta, la imprenta Layetana. Constan dos domicilios, ambos en Barcelona: Rambla de les flors número 30 y Bou de sant Pere número 9.

En un una nota inserta en el número 128 (marzo de 1926) de la revista La Tuies, editada por J. Sanxo, se dice que la editorial ha comprado una nueva rotativa. Dos números después (a partir del 130) cambia el domicilio de la revista: de Rambla de les flors a Bou de sant Pere.

la tuies revista sicaliptica editada por j sanxo

A partir de 1930 más o menos, los libros y carteles impresos por J. Sanxo incorporan la fotografía (y el fotomontaje), lo que supone otro paso adelante en la evolución tecnológica de la imprenta. La fotografía se utiliza incluso para ilustrar colecciones de novela erótica como El cuento galante o La novela frívola.

J.A. Cerezo ha resaltado la importancia de J. Sanxo como productor de literatura erótica al señalar que él y Antonio Astiazarain son los dos nombres clave en este tema. Quizás junto a Artemio Precioso, que ha sido reivindicado por Maite Zubiaurre.

las sectas sexuales rusas publicacion de la editorial sanxo con participacion de laura brunet

Ciertamente, el erotismo y la pornografía debieron de constituir una parte sustancial del negocio editorial de J. Sanxo.  

En un número de la revista Mundo Gráfico del año 1926 (24 de marzo, página 26) se lee: “Libros galantes, profusamente Ilustrados. Remita 10 pesetas y se le mandará una bonita colección. Escribid: Editorial Sanxo, Bou de San Pedro, 9. Barcelona”.  La venta por correo era en aquel entonces una de las formas más habituales de distribución de material pornográfico.

Un breve aparecido en el periódico La Vanguardia de 19 de mayo de 1933 informa que le fue impuesta una multa de 500 pesetas por habérsele encontrado 37.000 ejemplares de obras pornográficas (37 mil!). Según el mismo periódico, en abril de 1935 fue nuevamente detenido, esta vez junto a un socio, “por haberles sido encontradas importantes partidas de publicaciones pornográficas”.


J. Sanxo, editor


Entre las colecciones editadas por J. Sanxo se encuentran las de literatura galante, erótica y pornográfica, pero también libro infantil y juvenil y otras que, como se verá, conectan con su ideología anarco-naturista. En muchas de ellas, además de desempeñar la dirección editorial, ejerció como traductor, prologuista y por supuesto como autor. No cabe duda que Joan Sanxo Farrerons fue un escritor muy prolífico, aunque raramente firmó con su verdadero nombre. Como comenté en la entrada anterior, utilizó los seudónimos Laura Brunet y Víctor Ripalda. El primero asíduamente y el segundo para las obras de carácter pornográfico.

las aventuras galantes de la pompadour, libro de laura brunet seudonimo de j sanxo farrerons

Algunas colecciones de libros editadas por J. Sanxo Farrerons:

-Tema galante, erótico o pornográfico:
Biblioteca Fauno; La novela del día; La novela selecta; La novela deliciosa; La novela nueva; Los altares del deseo; Aventuras galantes de La Pompadour / La aventura galante; Aventuras galantes de Pigault-Lebrun; El cuento clásico / cuentos clásicos; La novela moderna; La novela pequeña; La novelita; La novela mundana; Flores de pecado; Alegrías. Publicación festiva semanal; Álbum Fémina; El talismán del amor; El consejero del amor; Biblioteca lesbos; La novela humana.
Blas Vega menciona, además, otras colecciones de literatura erótica editadas por Sanxo, tales como La novela frívola. Publicación literaria semanal (especialmente interesante porque ya no se ilustra con dibujos si no a base de fototipias); El cuento galante. Publicación literaria semanal (también ilustrada con fototipias); La aventura galante; Pasatiempos; La novela inocente; La novela revoltosa; La novela divertida; La novela sabrosa; La novela paraíso.

-Infantil y juvenil
La aventura moderna; Dick o la flecha negra; Tex, el rey de las dos pistolas; Al Ripper, el terror de Chicago; El pequeño Tarzán (el niño mono); Nick-Fox; Los pequeños mosqueteros; Aventuras de un Boy-Scout en Marruecos; Joyas infantiles.

-Cómic
Boliche; Bolichín; Pepín

-Teatro
Biblioteca teatral Miraflor

-Cine
La pantalla literaria; Novela Cine; La novela gráfica

-Nudismo
Biblioteca Hermes; La novela Biófila (publicación libre de culto a la vida)

-Anarquismo
Rojo y Negro; Estampas de la Revolución

-Otros temas
Crónica de la guerra de Marruecos por Augusto Riera; Biblioteca fuego; Los tres libros de María (Biblioteca indispensable del hogar)

-Carteles
Se conocen algunos carteles editados por J. Sanxo durante la Guerra Civil. Por ejemplo, uno titulado Liberta Hispania con la letra de una nueva Marsellesa firmada por Laura Brunet y otro titulado ¡Atrás traidores!. Anteriormente publicó una lámina dedicada a los militares fusilados a raíz de la sublevación de Jaca en 1930.

liberta hispania cartel editado por j sanxo con texto de laura brunet

-Revistas
Joan Sanxo/Laura Brunet aparece asimismo como editor o estrechamente vinculado a revistas como Revista de arquitectura  (hacia 1912 ?), El Nandu de Llofriu (revista sicalíptica en catalán, 1922-23), su continuadora La Tuies (1923-1927), El gato verde (revista festiva, 1923), La ilustración Iberoamericana, (1930), Fray Frac: sátira y humorismo (1931) o Biofilia (1935-1937). Todas ellas estuvieron domiciliadas en las direcciones habituales de Sanxo.

La Tuies es sin duda la más importante de todas estas revistas. Sobresale como una de las principales revistas sicalípticas en catalán. En el comunicado que aparece en el último número se puede leer entre líneas que la censura fue la causa de su final.

la tuies revista sicaliptica editada por j sanxo

Hacia 1926-27 destacan varios proyectos de prensa deportiva relacionados con Sanxo tales como Información deportiva: revista gráfica de todos los deportes (1926); Els escacs a Catalunya: revista mensual d’escacs (1927); El mamporro, semanario festivo de boxeo (1927) o La Voz deportiva (1927).

Es posible que esto tenga que ver con otra sorprendente faceta de Joan Sanxo Farrerons. La de promotor de combates de boxeo mediante una empresa denominada “Espectacles Barcino Star”, que se presentó en 1932 y organizaba veladas en el “Circo Barcelonés”. En 1934 Sanxo era el mánager de Luis Logan, un conocido boxeador de la época. También se sabe que tuvo tratos con el legendario Kid Tunero.

Así como al principio estuvo relacionado con el mundo teatral, más adelante encontramos a Joan Sanxo Farrerons puntualmente relacionado con el mundo del cine. Como conferenciante, guionista o adaptador del guión de la película Más allá de la muerte, de Benito Perojo (1924). También como editor de la colección La pantalla literaria antes mencionada.

Laura Brunet: nudismo y anarquismo

A raíz de la proclamación de la Segunda República se pone de manifiesto la evolución ideológica de Joan Sanxo Farrerons, desde el catalanismo inicial hacia el republicanismo y el anarquismo.

Una de las primeras cosas que saca la editorial Sanxo tras la proclamación de la República (1931) es el llamado Bloc Jaca “primer calendario republicano”, cuyo título hace referencia, evidentemente, a la sublevación de Jaca de 1930.

A notar que hacia aquellas mismas fechas Víctor Ripalda (seudónimo de Sanxo para textos abiertamente pornográficos) publicó algunas novelas que conjugaban erotismo y situación política, tales como La derrota de las derechas, Período electoral o Manué "er gitano" a la que pronto dedicaré un comentario. También publicó obras de fuerte contenido anticlerical, como El pájaro azul, novelita a la que también he dedicado un comentario en otra entrada del BdeWM.

desnudismo integral obra de laura brunet seudonimo de joan sanxo farrerons

Fue en 1931 cuando Joan Sanxo, utilizando el seudónimo Laura Brunet, publicó la obra por la que es más conocido: Desnudismo integral. Una nueva visión de la vida (Barcelona: Biblioteca Hermes, 1931).

En este libro, el nudismo no se presentaba únicamente como un estilo de vida, si no como una opción ideológica, contrapuesta a la moral burguesa y estrechamente conectada con la cuestión social.

La segunda edición de Desnudismo integral fue secuestrada por la policía aunque finalmente se pudo distribuir. Hubo una tercera edición exclusiva para América Latina.

En la misma línea de difusión del anarco-naturismo, J. Sanxo/L. Brunet aparece también como fundador de la revista Biofilia (revista mensual de culto a  la vida, 1935-37) y como editor de la colección La novela Biófila, publicación libre de culto a la vida (1935-36).

La militancia anarquista de Joan Sanxo Farrerons se hace aún más evidente a raíz de la sublevación militar y el estallido de la Guerra Civil española (1936).

Entonces, Laura Brunet aparece como director(a) de las colecciones Estampas de la Revolución y Rojo y Negro. También como autor(a) de algunos de sus títulos, por ejemplo el dedicado a Los crímenes del  clericalismo.

coleccion estampas de la revolucion editada por j sanxo

Tras la Guerra Civil ya no hay más noticias ni de Joan Sanxo/Laura Brunet ni de su editorial. Sólo la edición de algunas obras escritas o traducidas por Víctor Ripalda en México después de 1939 (El huracán) indica que muy posiblemente padeció el exilio.

Mientras tanto, algún perspicaz sabueso al servicio de la represión franquista abría un expediente sobre Laura Brunet, que figura entre la documentación de la causa general contra la masonería y el comunismo emprendida por el franquismo. Tal era la fuerza de este seudónimo.

Hasta aquí un esquema de la trayectoria de Joan Sanxo Farrerons, elaborado a partir de las muchas informaciones dispersas que sobre él he podido recopilar. Deseo que este trabajo sirva para reivindicar a Joan Sanxo Farrerons y sus alters Laura Brunet y Víctor Ripalda. Entre otras muchas cosas, Sanxo es, incuestionablemente, uno de los más grandes pornógrafos españoles del siglo XX.
WhipMaster


Ultima actualización: 11 octubre 2015

La prostitución en París. El sadismo y el safismo, según Léo Taxil


Léo TAXIL: La prostitución en París. El sadismo y el safismo. Barcelona: B. Castellá editor, s.d. [hacia 1900-1910] [Colección Excelsior] 196 páginas. Traducido del francés por M.C.C.

Leo Taxil libro book La prostittucion en paris sadismo y safismo
Cubierta de La prostitución en París.
El sadismo y el safismo
, de Léo Taxil

La prostitución en París. El sadismo y el safismo es el título que figura en la cubierta exterior del libro. El que consta en la portada interior es La prostitución en París. Estudio de un problema social. Esto se acerca más al título original de la obra en francés, que es La prostitution contemporaine: étude d’une question sociale (la edición original francesa es de 1884).

En realidad, La prostitución en París de Léo Taxil se desglosa en dos volúmenes, de los que comento el segundo. El primero aún no lo he podido conseguir, pero me consta que habla de las causas de la prostitución, los proxenetas, los corredores las madres infames y los rufianes.

El índice del segundo volumen, el que comento ahora, consta de ocho capítulos, que son: el sadismo y el safismo, el marqués de Sade, repugnancias del sadismo, el safismo, fisiología de las mujeres de lupanar, las mujeres con cartilla y las rebeldes, el porvenir de las prostitutas y curioso informe.

Comparando este índice de capítulos con el de la edición francesa original, que se puede consultar en línea, observamos que en esta última las páginas dedicadas al “sadismo” y al “safismo” son simples partes de un capítulo titulado Vie et habitudes des filles de maisons (vida y costumbres de las mujeres de lupanar). En cambio, en la traducción española que comentamos, se convierten en capítulos autónomos.

Se constata, por tanto, la voluntad del editor español de poner mayor énfasis en temas como el sadismo y el safismo que sin duda despertaban el interés y la curiosidad del lector de aquí.

Leo Taxil libro book La prostittucion en paris sadismo y safismo
Ilustración de La prostitución en París.
El sadismo y el safismo
, de Léo Taxil

La prostitución en París se publicó diez años antes que la otra obra de Léo Taxil que ya comentamos, La corruption fin de siècle, anticipando algunos de sus contenidos, por ejemplo el de la gran demanda que en los burdeles de París tenían las prácticas sadomasoquistas y en particular la flagelación erótica.

Dice Léo Taxil en La prostitución en París: “No hay un solo lupanar artistocrático que no tenga varias especiales para esta flagelación. Algunos también quieren golpear a la mujer que les sirve para sus goces, y para este caso también hay varas que son inofensivas: la mujer no siente con ellas el menor daño, pero el hombre se proporciona la ilusión de pegarla. Algunos de estos maniáticos no se dan por satisfechos hasta que los golpes les hacen brotar sangre…” (p. 62).

Por último, no puedo resistirme a transcribir la simplista explicación de Léo Taxil sobre las causas del safismo entre las prostitutas: “Los hombres que tienen pasiones extrañas, los sadistas, son una mina de oro inagotable para los lupanares que frecuentan. Sólo así se concibe el profundo disgusto que la mujer de estas casas acaba por sentir del hombre. De ahí nace el safismo, que se extiende e impera en los llamados lupanares aristocráticos” (p. 72).


WhipMaster

Ultima actualización: 09 octubre 2015

Reivindicación de Joan Sanxo Farrerons y sus alters Laura Brunet y Víctor Ripalda

Estudiando el sadomasoquismo en la literatura erótica española de principios del siglo XX y sobre todo al leer Doña Juana, Juanita y Juanón, de Víctor Ripalda, me di cuenta enseguida de la singularidad y relevancia de su autor.

Al intentar saber más sobre este personaje topé con una maraña de datos dispersos y confusos, en parte propiciados por él mismo, ya que mostró facetas muy diferentes, utilizó varios seudónimos y dejó pocos rastros autobiográficos, que se sepa.
Sin embargo, es indudable que se trata de una personalidad destacada del periodo anterior a la Guerra Civil, tanto en el ámbito editorial, como en el de la literatura erótica o el activismo catalanista, republicano y libertario. Sin olvidar, claro está, su faceta como promotor y difusor del nudismo, por la que sobresale especialmente.

Caricatura de Víctor Ripalda (seudonimo de Joan Sanxo Farrerons)  publicada en la revista La Tuies
Caricatura de Víctor Ripalda (Joan Sanxo Farrerons) 
publicada en un número de la revista La Tuies de marzo de 1924

A pesar de lo mucho que ultimamente se ha avanzado en el conocimiento de la literatura erótica española contemporánea, aun falta un perfil, siquiera aproximado, de Joan Sanxo Farrerons / Laura Brunet / Víctor Ripalda. No es este el lugar para trazarlo, pero por lo menos me propongo ordenar aquí la información que he podido recopilar acerca del personaje y con todo esto aportar un esquema de su trayectoria.



victor ripalda seudonimo sanxo farrerons portada doña juana juanita juanon biblioteca fauno

Víctor Ripalda


Víctor Ripalda es el seudónimo de un escritor de literatura erótica y pornográfica que remite, irónicamente, al  famoso “padre Ripalda” autor de un catecismo de la doctrina católica ámpliamente difundido.
J.A. Cerezo publicó una relación de las obras firmadas por Víctor Ripalda, a la que deberían añadirse unas cuantas referencias más dadas a conocer posteriormente. 
Me limito a enumerar, a continuación, algunas de sus obras, casi todas ellas sin fecha de publicación:

Dentro de la Biblioteca Fauno
El Vértigo
¡Cásate, nena, cásate! 

Dentro de La novela selecta
Manué “er gitano”
Don Fadrique
Los misterios de un convento 
¡Que casada, señores! 

Dentro de La novela deliciosa
El señor Ramón (una versión en catalán de esta obra, pasada por la censura, se publicó en la revista La Tuies a principios de 1924)

Dentro de La novela moderna
La derrota de las derechas
Período electoral

En México, después de 1939
El Huracán  

Fuera de colección
El señor y la mucama 

Y además, numerosas colaboraciones en la revista La Tuies (1923-1927).

victor ripalda seudonimo sanxo farrerons portada manue el gitano la novela selecta

Según algunos especialistas en literatura erótica (Blas Vega, Cerezo, Guereña), Víctor Ripalda se llamaba, en realidad, José Sanxo. Sin embargo, por lo que he ido viendo y aún a falta de pruebas del todo concluyentes, parece bastante más probable que, como más recientemente dice Maite Zubiaurre, su verdadero nombre fuese Joan Sanxo Farrerons.

Mientras que José Sanxo, de haber existido, no dejó rastro alguno, son muchos los indicios que conducen a Joan.
Los apellidos Sanxo Farrerons sugieren una posible ascendencia mallorquína o menorquína, pero la actividad de Joan Sanxo Farrerons se centra en Barcelona a lo largo de las primeras décadas del siglo XX. Después de la Guerra Civil ya no hay más noticias de él. Salvo la edición de algunas obras de Víctor Ripalda en México, lo que indica que muy posiblemente padeció el exilio.


Los seudónimos de Joan Sanxo Farrerons: Laura Brunet, Víctor Ripalda y otros


Víctor Ripalda es tan solo uno de los seudónimos que Joan Sanxo Farrerons utilizó, especialmente para firmar literatura erótica y pornográfica. Pero el más conocido de sus seudónimos es Laura Brunet, con el que firmó su famoso libro Desnudismo integral (1931) y textos de todo tipo, incluyendo también literatura erótica. Como poeta, actor y director de teatro amateur Joan Sanxo Farrerons utilizó asimismo el seudónimo Johannus

Es posible que le pertenezcan, además, algunos de los seudónimos más habituales en las páginas de las revistas El Nandu de Llofriu y La Tuies, editadas por el mismo Sanxo, tales como Eleuterio Rufasta.

victor ripalda seudonimo sanxo farrerons portada el vertigo biblioteca fauno

De la misma forma que el seudónimo Víctor Ripalda remite a un personaje histórico, el “padre Ripalda”, el seudónimo Laura Brunet coincide con el nombre real de una persona coetánea, doña Laura Brunet de García Noblejas, la cual participó en actos de la Unión Monárquica y en homenajes al dictador Primo de Rivera.

Desconozco si esta era una coincidencia intencionada. Es muy posible que lo fuera. En cualquier caso, dio pie a bromas por parte de revistas satíricas catalanas como El be negre, por el contraste ideológico entre ambas Laura Brunet. 
J. Sanxo apenas firmó escritos con su nombre real y Laura Brunet se convirtió en un alter con el que incluso se presentaba públicamente para dar conferencias. Así pues, el uso de este seudónimo no se circunscribe, ni mucho menos, al ámbito de la literatura erótica. También lo encontramos en sus escritos de carácter político y hasta en textos francamente banales. Y, por supuesto, en Desnudismo integral. Al final de este libro advertía, para evitar equívocos, que “el seudónimo femenino de Laura Brunet con el que va firmada esta obra no corresponde a mi sexo”.
Así como la relación entre Joan Sanxo Farrerons y Laura Brunet era muy estrecha y sobradamente conocida por la gente, la relación entre el mismo J. Sanxo y Víctor Ripalda nunca fue del todo explicita. Creo que esto ha de ser debido, en gran medida, a la voluntad de resguardar la identidad del pornógrafo (la censura acechaba, la policía detenía) pero también al deseo de facilitar el desarrollo autónomo de dos identidades literarias diferentes y hasta contradictorias. La de una Laura Brunet que en Desnudismo integral apela constantemente a la moral y que toma partido políticamente vs. el descarado pornógrafo Víctor Ripalda.

Continuará...
WhipMaster