Ultima actualización: 26 septiembre 2015

Sadismo y masoquismo, de A. Martín de Lucenay (1933)

Ángel Martín de Lucenay fue el más importante divulgador sobre sexualidad en tiempos de la Segunda República española. Dirigió una colección de libros denominada Temas sexuales, que se publicó entre 1932 y 1934 y que alcanzó los 60 títulos, incluyendo algunos que se ocupan directa o indirectamente del sadomasoquismo tales como: Sadismo y masoquismo, Fetichismo erótico, Perversiones de los pueblos salvajes, La ciencia de las caricias, Las grandes aberraciones y también La sexualidad maldita (este ultimo en otra colección)

Comentamos a continuación Sadismo y masoquismo, de Ángel Martín de Lucenay. 

Referencia del libro:
A. MARTÍN DE LUCENAY: Sadismo y masoquismo. Madrid: Editorial Fénix, 1933 [colección Temas sexuales. Biblioteca de divulgación sexual, número 34] 92 páginas.

angel martin lucenay sadismo masoquismo bdsm temas sexuales
Portada de Sadismo y masoquismo,
de A. Martín de Lucenay (1933)

Los contenidos de este libro se estructuran en seis capítulos: el sadomasoquismo en general; formas clínicas de la perversión sádica; formas clínicas de la perversión masoquista; las causas del sadomasoquismo y la flagelación; casos célebres y curiosos y por último El Marqués de Sade y Sacher-Masoch.

Para mí, una de las cosas más interesantes de este libro de A. Martín de Lucenay son las referencias a prácticas SM en los burdeles y al consumo de pornografía SM en España a lo largo de los años veinte y treinta del siglo XX, puesto que la información sobre todo esto escasea bastante.

El autor afirma que "En las casas de prostitución que se anuncian en las guías de noche (de Madrid y Barcelona) se insinúa la posibilidad que tienen los clientes de encontrar toda clase de satisfacciones a sus caprichos. En París existen muchas; hay una en Madrid que inserta el siguiente anuncio, en tres idiomas: «Si quiere usted encontrar lo que busca...»; pero no es posible asegurar que sea la única" (pág. 32).

angel martin lucenay sadismo masoquismo bdsm temas sexuales
Ilustración  de Sadismo y masoquismo
de A. Martín de Lucenay (1933)

Refiriéndose a los anuncios por palabras que se encuentran en la prensa dice también: "El sadismo y el masoquismo se han industrializado hasta el punto de anunciarse en las últimas planas de algunos periódicos. Una prueba -de las infinitas que pueden aportarse todos los días- son las "señoritas masajistas" especializadas en el "masaje americano para caballeros", las "especialistas de masaje inglés para señoras", los "gabinetes de masaje con personal especializado de ambos sexos" etc." (pág. 57).

Entre la oferta de juegos SM dentro de los burdeles señala: "Los casos más vulgares de masoquismo registrados en las casas de prostitución consisten casi siempre en el "juego de los caballos", la flagelación, las ataduras, los golpes con los zapatos -de asociación fetichista- etc. y en el orden simbólico, la urolagnia (beber orines) y la cuprolagnia (comer excrementos); otros que se hacen insultar, los que se hacen pasar por esclavos, los que fingen ser aristócratas -o los que lo son en realidad- y obligan a las prostitutas a disfrazarse de doncellas o fingirse tales, sometiendo a los fingidos -o auténticos- señores de casa grande a toda clase de humillantes bajezas y vejaciones e insultos de todo género. Algunos hacen que las mujeres viertan en el suelo toda clase de inmundicias para recogerlas después con los dientes o con la lengua, según sean sólidas o líquidas. Estos individuos pertenecen casi siempre a las clases sociales más elevadas y respetables." (pág. 45).

Además de todo esto me parece interesante constatar cómo A. Martín de Lucenay considera "sadismo perverso" o "sadismo simbólico" cosas tan curiosas como los “pinchadores” que valiéndose de un alfiler pinchan las nalgas y los senos de las mujeres aprovechándose de las aglomeraciones de público; los que gozan manchando o rasgando los vestidos nuevos de las jóvenes y también los que disfrutan presenciando la detención de mujeres provocada por ellos mismos bajo falsas acusaciones (pág. 31 y siguientes).

angel martin lucenay sadismo masoquismo bdsm temas sexuales
Una mujer atada. 
Ilustración  de Sadismo y masoquismo
de A. Martín de Lucenay (1933)

No menos curioso es un caso que A. Martín de Lucenay dice conocer de primera mano y que sería uno de los juegos SM con más marchamo español, tricornio incluído: "un individuo, de treinta y cuatro años, empleado de un ministerio, donde ocupaba un importante cargo, tenía una habitación en un piso, arreglada de forma que parecía una celda. Su "partenaire" era una vieja de cerca de sesenta años, que el raro personaje había retirado de una casa de prostitución…” Este hombre se hacía encadenar como un presidiario y la vieja ejercía de carcelera "ataviada de la manera más extraña: desnuda, no tenía sobre su cuerpo más que unas altas botas de montar, que habían de ser charoladas y muy relucientes; a la cabeza, un tricornio de guardia civil y una bandolera negra, de la que pendía un manojo de llaves" (pág. 80).


WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada