Ultima actualización: 29 noviembre 2012

Contratos BDSM: 50 sombras de Grey (1. Comentario)

Os presento el contrato que Christian propone a Anastasia en las Cincuenta sombras de Grey (páginas 186-195) y que al final queda sin firmar. En la página 524 el propio Christian admite que “el contrato ha quedado obsoleto”.

La versión que os ofrezco incluye los comentarios y los cambios sobre el redactado inicial que se van incorporando a lo largo de la negociación (se destacan en cursiva).

Como es bastante extenso, lo publicaré subdividido en cuatro partes. Primero, este comentario. Luego, el contrato propiamente dicho (partes 2 y 3) y por último, en una cuarta entrada, los apéndices.

50 sombras contrato
Comentario:

Como todos los contratos BDSM, este no tiene ningún valor legal, y así se remarca en varias ocasiones (por ejemplo, en la página 234).

Sí que parece tener valor legal, en cambio, el acuerdo de confidencialidad que Anastasia firma sin haberlo leído (página 112) y que a pesar de ello se esfuerza por cumplir y respetar a lo largo de toda la historia.

Es una lástima que no se explicite más el contenido de este acuerdo de confidencialidad, porque merecería la pena disponer de algún ejemplo.

El contrato se plantea como un contrato de prestación de servicios (cláusula 15) y se ajusta perfectamente a los principios básicos del BDSM: sensato, seguro y consensuado, SSC. En este sentido, la narración refleja un largo proceso de negociación entre Amo y sumisa (páginas 223-224 y todo el capítulo 13) e insiste bastante en el tema de los límites (ver sobre todo los apéndices 2 y 3 y las páginas 275-280) así como sobre las cuestiones relativas a higiene y seguridad (ver páginas 525-526), incluidas las palabras de seguridad (cláusulas 18, 19 y 20).

50 sombras contrato

A lo largo de la negociación se van produciendo comentarios, cambios y modificaciones que he procurado incorporar a esta versión que ahora os ofrezco (destacándolos en cursiva) para hacerla lo más completa posible.

Bastante falaz parece el objetivo fundamental del contrato expresado inicialmente (cláusula 2): “permitir que la Sumisa explore su sensualidad y sus límites de forma segura”. Anastasia, chica lista, no traga (página 223: “no tengo nada claro que sea exclusivamente en MI beneficio… Seguramente es para TU beneficio”) y se da a entender que Christian propondrá una nueva redacción (página 237).

Particularidades significativas de este contrato son la duración corta del mismo (tres meses) y la limitación de la disponibilidad de la sumisa a los fines de semana, de viernes a domingo (cláusulas 11 y 12).

Llaman asimismo la atención algunas cosas que aparecen en el apéndice 1 como el control de las horas de sueño, de la comida o de la ropa, así como lo de proporcionar a la sumisa un entrenador personal. Algunas de estas cosas, al final, son cambiadas.

A notar, asimismo, la distinción entre límites infranqueables y límites tolerables (apéndices 2 y 3).

Os sugiero que comparéis este contrato con otros ejemplos que he ido recogiendo y que encontraréis siguiendo, en este mismo blog, la etiqueta contratos / contracts.
WhipMaster


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada