Ultima actualización: 26 julio 2016

Pinastri. The Duke of Burgundy y el BDSM

Comentario sobre la película The Duke of Burgundy, que estos días está en cartel. Una película del director británico Peter Strickland rodada en el año 2014. Una historia ambientada en un mundo imaginario de hacia los años 40-50 del siglo XX. Un encantador entorno rural exclusivamente habitado por mujeres donde, por lo visto, abundan las mariposas y donde todo parece girar alrededor de éstas.

the duke of burgundy cine bdsm movies

Evelyn (Chiara d'Anna) y Cynthia (Sidse Babett Knudsen) son amantes y eruditas lepidopterólogas, estudiosas de las mariposas. Al principio parece que Cynthia es una adusta dominante y Evelyn una sumisa sometida a sus perversos caprichos. Pero poco a poco vamos descubriendo que no es exactamente así. Es en realidad una historia de topping from the bottom. Evelyn, la sumisa, es la que meticulosamente guioniza las escenas y Cynthia, la dominante, la que debe repetir una y otra vez el guion para complacer a su amante, más joven que ella y a la que tiene miedo de perder.

Hay amor lésbico y referencias a un generoso abanico de prácticas BDSM que va más allá de los cuatro tópicos más habituales de látigos y demás. Adoración del pie, lluvia dorada (Cynthia no para de beber agua para poder "abrir el grifo", como se dice en la película), humillación, fetichismo de la ropa interior, fetichismo de las botas (Evelyn está continuamente lustrando botas y cuando lustra las de otra lepidopteróloga su pareja lo considera una traición) y también voyeurismo, verbalización de fantasías, ataduras (pocas), facesitting y confinamiento en un arcón.

the duke of burgundy cine bdsm movies

La pareja repite estos juegos guionizados una y otra vez hasta que Cynthia empieza a aburrirse de siempre lo mismo. Entonces intentan introducir nuevos juegos para reanimar la relación y llaman a una diseñadora de muebles que les ofrece una cama especial para que Cynthia pueda dormir encima de Evelyn o, como alternativa, un lavabo humano. Uno de los grandes momentos de la película, el de la visita de la diseñadora. Pero no es posible concretar ninguno de estos encargos y la relación acaba entrando en crisis por culpa de la rutina, aunque al final parece que se salva introduciendo mayores dosis de espontaneidad en los juegos entre ambas. 

The Duke of Burgundy habla de lo complejas que pueden llegar a ser las relaciones de pareja y del lado oscuro del deseo. Lo hace con naturalidad y con elegancia. Hay Dominación / sumisión, cierto, pero por encima de todo hay amor y respeto mutuo. Esto es precisamente lo que acerca el contenido BDSM de esta película a la experiencia cotidiana y lo que la distingue de las fábulas o cuentos tipo La Cenicienta que también se sirven del BDSM pero lo presentan como algo tremendo. La escena en la que las dos amantes están en la cama y se excitan a base de susurrarse fantasías de Dominación / sumisión es preciosa, de una extrema delicadeza, y está en las antípodas del "yo follo duro" de mister Grey. Apunto una frase que susurra Evelyn: “mientras soy tuya, me siento viva”. 

the duke of burgundy cine bdsm movies

Para darle un toque más culto al desarrollo de la historia, el director juega con abundantes referencias cinéfilas. Así lo hace notar la crítica especializada, pero debo confesar que esto se me escapa bastante. Me llamó la atención, eso sí, que una especialista en mariposas que aparece puntualmente se llama Viridana o Viridiana, clara referencia a Buñuel.

A mí la estética de la película y su banda sonora (de Cat's eyes, bonita pero pastelosa) me han parecido un poco anticuadas, como de la misma época de Emmanuelle o Historia de O. Pero al parecer esta es otra referencia cinéfila cargada de intención.

Hay también un intento de elevar el tono simbólico o metafórico de la película a base  de sugerir sutiles paralelismos entre la historia que se narra y la vida de las mariposas o de los escarabajos. Todo esto también se me escapa bastante, aunque cuando Cynthia se viste de satén negro para una escena de dominación, lo del escarabajo sí que es muy evidente.

También remiten a la lepidopterología el titulo de la película (existe una mariposa del Duque de Borgoña) o la palabra de seguridad que utilizan en sus juegos, una palabra de seguridad realmente elegante: pinastri.


Todos estos adornos retóricos no le sientan mal del todo al Duque de Borgoña. No es una película arrebatadora, ciertamente, y pasadas las sorpresas iniciales le pasa un poco como a la pareja protagonista, que se estanca. Pero tiene la virtud de no alargarse en exceso. En conjunto es una película que se ve bien, que se entiende y que dice cosas interesantes.

Desde el punto de vista BDSM, sobre todo, destacaría la forma de aproximarse al tema, tan sensible y enriquecedora. Que se trate de una relación BDSM entre dos mujeres tiene mucho que ver con ello, naturalmente. Puede parecer sorprendente, pero The Duke of Burgundy habla de BDSM y no contiene desnudos, ni látigos, ni collares, ni cuero, ni escenas truculentas, ni parafernalia sofisticada. En cambio, el erotismo permanece a flor de piel.

En un plano más sociológico, habría que peguntarse por qué la propaganda, la crítica y los comentarios sobre esta película destacan su contenido BDSM y en cambio no destacan tanto que se trata de una relación LGTBI. En parte podría ser, creo, porqué las relaciones LGTBI están socialmente mejor asumidas que el BDSM. Que la pareja protagonista sea una pareja homosexual se asume, en general, con mayor naturalidad que sus fantasías BDSM.

Pienso que también valdría la pena preguntarse por qué Cincuenta sombras de Grey (referencia inevitable, nos guste o no) circula por las grandes autopistas mediáticas de los blockbusters mientras que The Duke of Burgundy circula por los canales más restringidos del cine de autor. El BDSM es nexo común entre ambas películas, pero la aproximación al tema de cada una es sustancialmente diferente. Son los helicópteros de mister Grey frente a las bicicletas que tanto abundan en The Duke...  Cincuenta sombras de Grey es una historia de príncipes azules y cenicientas, caída y redención, enmarcada en el presente, mientras que esta película tiene un tono más nostàlgico y reflexivo y destaca, sobre todo, por aportar una visión del BDSM más llena de matices y a una escala más humana.
WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada