Ultima actualización: 29 noviembre 2015

Carles Santos: Patetisme il·lustrat en el TNC


Hace un tiempo ya dedicamos una entrada a Carles Santos, este polifacético artista de Vinaròs en cuyas obras abundan el erotismo, el fetichismo y las referencias BDSM. Diría que en Patetisme il·lustrat todo esto va a más.

carles santos patetisme ilustrat tnc

El texto de presentación de la obra dice: “Soy tan fuerte que, cuando viajo, transporto a mi sumiso dentro de una maleta sin ruedas, a pulso. Él lleva un cinturón restrictivo de silicona para los viajes internacionales y así evita la aduana. Mi segundo sumiso está castigado por haber perdido la llave de su piercing. Hasta que no la encuentre, comerá sus propios desechos directamente en el suelo. En estos momentos, lo tengo en venta. Ver mi maleta llena dando vueltas por la cinta transportadora es un placer comparable a la posibilidad de tocar con el piano la Fantasía de Schubert a cuatro manos”.

Bueno, si vais a ver esta obra no esperéis ver desarrollado este argumento. O yo no supe verlo. Lo que si vi fue una sucesión de cuadros escénicos repletos de erotismo y algunos de ellos explícitamente BDSM.

carles santos patetisme ilustrat tnc

Como ese solo de percusión practicado directamente sobre el culo de Santos, convertido en un instrumento que va enrojeciendo progresivamente. Un spanking en toda regla. O el momento en que Santos cruza el escenario a cuatro patas y hace una parada para que la mujer dominante (la actriz Mónica López) lo señoree y lo use como asiento para transmitir, así sentada, las palabras del sumiso que necesita tiempo para entender lo que le está pasando. O aquel otro solo de percusión y número de danza a la vez en el que se enzarzan una bailarina que calza ballet boots y una percusionista enjaulada y enfundada en una catsuit marcadamente fetish. También un recitativo en el que una voz femenina transmite las palabras del sumiso hablando de su collar y de la cadena que lo amarra. Plásticamente, el momento culminante de Patetisme il·lustrat es la escena de danza sobre un escenario sembrado de zapatos de tacón de aguja de color rojo mientras suena una música de piano fuerte e insistente.

carles santos patetisme ilustrat tnc

En conjunto, una amalgama en la que la iconografía fetichista, los tópicos y la parafernalia BDSM tienen un protagonismo inusitado. En Patetisme il·lustrat el BDSM, que sin duda debe ser del gusto de Santos, sube al escenario y da a la obra un carácter fuerte que presumimos autobiográfico. Es como si el Carles Santos intérprete de piano cediera el paso a un Carles Santos que se interpreta a si mismo. 
WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada