Ultima actualización: 27 octubre 2015

La locura erótica, de E. Taimrens Drangs (1908)

Tras los comentarios que hemos dedicado a los libros de Antonio San de Velilla, Ángel Martín de Lucenay, Arturo Sallarés o Léo Taxil, cada uno de ellos estudiando o divulgando aspectos del sadomasoquismo y reflejando conjuntamente el interés que el tema despertó a lo largo de las primeras décadas del siglo XX, vamos a centrarnos ahora en otro autor destacado de aquella época.

Nos referimos a un tal E. Taimrens Drangs, muy posiblemente un seudónimo.


A principios del siglo XX, Taimrens Drangs era el responsable de una colección de libros de divulgación sobre temas sexuales denominada “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”. Como esta misma denominación da a entender, los libros de esta colección se ocupaban de aquellos aspectos de la sexualidad que más morbos despiertan.

La locura erótica, Los secretos de la voluptuosidad, La prostitución en España, Fisiología del vicio, Amor contra natura, El placer solitario, La prostitución religiosa (el misticismo erótico) o Satanismo son algunos de los títulos de esta colección.

la locura erotica de Taimrens Drangs 1908

Fijaremos nuestra atención en el volumen 11 de la “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”: La locura erótica.

Referencia del libro:
E. TAIMRENS DRANGS: La locura erótica. Barcelona: Pedro Toll, 1908 [Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales, 11].

En la portada encontramos la imagen de una mujer encadenada a una roca, evocando a Andrómeda.

El texto empieza definiendo lo que es la pasión para describir, a continuación, apoyándose en abundantes citas, las pasiones amorosas: desde las más comunes, como los celos o el “amor contrariado” hasta la satiriasis o la ninfomanía, para culminar refiriéndose a los “crímenes de la lujuria” entre los cuales se incluyen el sadismo, la pederastia y otros “extravíos de la lujuria” tales como la flagelación erótica.

Refiriéndose al sadismo, denominación que apenas utiliza, Taimrens Drangs se recrea narrando los vesánicos crímenes de Gilles de Rais y remite a otro volumen de la misma “Colección científica. Singularidades fisiológicas y pasionales”, dedicado a Los secretos de la voluptuosidad. Todavía no hemos podido consultarlo pero al parecer en él también se habla de sadismo y masoquismo. Queda anotado.

Amor contra natura de Taimrens Drangs


En cuanto a la flagelación erótica, Taimrens Drangs se basa en Krafft-Ebing y transcribe un testimonio recogido por este: “la flagelación está tan extendida que cada prostituta está provista de los útiles necesarios para ello. Un gran número de hombres se someten a las torturas más refinadas con las prostitutas adiestradas. La comedia que ejecutan siempre es la misma: el hombre se prosterna humildemente y enseguida comienzan los puntapiés, órdenes imperiosas, injurias aprendidas de memoria, golpes sobre diversas partes del cuerpo y toda clase de tormentos, pinchazos de alfiler, etc. La escena termina a veces con el coito. A veces el hombre perverso exige que la mujer le ate el pene para causarle dolor, que le pinche con un cortaplumas o que le golpee con varitas” (p. 94-95).

Esta observación de Taimrens Drangs concuerda con lo que también observaron Léo Taxil y Antonio San de Velilla. Precisamente, San de Velilla adopta el mismo título La locura erótica para uno de los volúmenes de la “Biblioteca de educación sexual”.


Por último, quiero expresar mi agradecimiento al infatigable Galderich por haberme llamado la atención sobre este libro. 

WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada