Ultima actualización: 30 abril 2016

El abismo de la voluptuosidad / la campanera, de Emilio Carrere (novela erótica de 1923)

Reseña de esta novela más o menos erótica publicada en 1923 dentro de la colección La novela de hoy y reeditada tres años después con el título cambiado. En 1926 se publicó de nuevo y entonces se titulaba La campanera.

Su autor es Emilio Carrere, de quien ya hemos comentado otras obras tales como La amazona, que toca la temática sadomasoquista, y La cortesana de las cruces, en la que aparece la necrofilia. El abismo de la voluptuosidad es la historia de una mujer fatal

literatura erotica sadomasoquismo carrere campanera voluptuosidad reyes

El abismo de la voluptuosidad es una novela corta de Emilio Carrere basada, según se dice, en una historia verídica. Es la historia de Marta Castellá, una auténtica mujer fatal –“terrible, cínica y viciosa” (p. 6)- capaz de despertar pasiones que conducen directamente a la muerte. Eros y Tánatos, una de las obsesiones del autor que también inspira otra obra suya: La cortesana de las cruces, asimismo publicada como El más espantoso amor.

La trama: Marta Castellá, la hija del campanero de un pequeño lugar llamado Santa Marina, se casa con Toñuco. Ella es descrita como una mujer hermosa que “coqueteaba peligrosamente” (p. 6) y “cultivaba ese arte tortuoso de encrespar pasiones” (p. 8). Toñuco, en cambio, es descrito como un hombre de carácter débil.

Así que ella “presumía que en aquella unión iba a ser el ama, la dominadora” (p. 9). Efectivamente, una vez casados “la tiranía de la mujer comenzó. El esposo se sometió fácilmente” (p. 15)

literatura erotica sadomasoquismo carrere campanera voluptuosidad reyes

Enseguida, Marta se lía con el doctor Julio Marruenda, con el que se cita a escondidas en el hostal de Miguela “la Ratona”.

Con la intención de alejarse de las comidillas del pequeño pueblo de  Santa Marina, Marta convence a Toñuco para irse a vivir a Madrid, a donde también va su amante. En la capital prosiguen sus aventuras. “A Marta le gustaba el lujo y la vida de disipación” (p. 27) de forma que la pequeña fortuna del marido se agota rápidamente. El doctor Marruenda “llegó a ser el único sostén del matrimonio, y lentamente los amantes se fueron olvidando del marido” el cual “soportaba su trato despótico con una silenciosa resignación” (p. 27)

Al final los amantes planean envenenar al cornudo para deshacerse de él. El arsénico surte su efecto y allí, con el muerto aún de cuerpo presente, los amantes lo celebran follando: “los orgasmos se enlazaban en una cópula bárbara y demoníaca” (p. 52).

Dos años después del crimen, el remordimiento vence a Julio Marruenda quien acude ante el juez y lo confiesa. Llega el juicio y cuando todo el mundo espera una condena a muerte para ambos, la pareja es absuelta. Se da a entender que la diabólica energía seductora de Marta “princesa del infierno, emperatriz de la lujuria” (p. 61) tuvo bastante que ver con ello. Lo cierto es que su devastadora energía provoca hasta el suicidio del abogado que exigía su condena: “Él quería mi cabeza para el patíbulo. A mí me ha gustado la suya para adorno de mi vanidad de mujer” (p. 60).

literatura erotica sadomasoquismo emilio carrere campanera voluptuosidad

Referencia de esta obra: Emilio CARRERE: El abismo de la voluptuosidad. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1923 [colección La novela de hoy, 49] Ilustraciones de Reyes.

A notar que Emilio Carrere volvió a publicar El abismo de la voluptuosidad, pero con otro título: La campanera. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1926 [colección La novela de hoy, 219] Ilustraciones de Carlos Masberger.


Remito asimismo a los comentarios dedicados en este blog a otras obras del mismo Emilio Carrere, como La amazona o La cortesana de las cruces.

WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada